Monuments Men: Los rescatadores de arte

Uno de los grandes atractivos de las ciudades europeas es admirar sus obras de arte, su legado histórico, pasear por los cascos históricos de las ciudades o pueblos…

 

En concreto, en la ciudad de Brujas, uno de sus grandes atractivos reside en la Iglesia de Nuestra Señora, donde se encuentra maria 1una obra del gran Miguel Angel: La Madonna. Es una escultura de mármol, que muestra el genio de su autor y que representa una escena cotidiana de la vida de la Virgen con el niño; logra transmitir una gran serenidad a los cientos de visitantes que la contemplan cada día, sin embargo, pocos saben de la azarosa historia de esta escultura durante el siglo XX.

 

En el año 2014, el actor George Clooney rodó y dirigió una película muy interesante Monuments Men, basada en hechos reales, que se desarrolla durante la Segunda Guerra Mundial y relata la odisea que vivieron un grupo de hombres y mujeres para rescatar las obras de arte que los nazis habían robado a museos y particulares de toda Europa.

 

Y es que, la historia en realidad comienza cuando desde el Gobierno nazi alemán se diseña un plan para reunir las obras de arte de toda Europa en un mega-museo dedicado a Hitler en la ciudad de Linz, ciudad natal del Führer. Entonces se expoliaron museos, colecciones, viviendas particulares, iglesias… y de forma meticulosa se ordenaron y catalogaron todo tipo de obras de arte: cuadros, esculturas, retablos (incluido el famoso retablo de Gante), libros, manuscritos, e incluso objetos históricos que tenían un significado de especial relevancia para ellos (por ejemplo, el ataúd de Guillermo el Conquistador, personaje mítico en la iconografía nazi), con objeto de dotar al futuro Führermuseum, que se iba a construir para mayor gloria del líder. Sin embargo, cuando la derrota se iba consolidando como una realidad, se activó un plan B que suponía la destrucción de todas las obras mencionadas; o mías o de nadie.

 

Tras el desembarco de Normandía, los comandos de la división de Monuments Men recorrieron las zonas recién reconquistadasmaria 2 para tratar de recuperar las obras de arte, basándose en pistas y testimonios de personas anónimas, y con la colaboración de numerosos “héroes” que durante la guerra trataron de cuidar y preservar el monumental tesoro artístico acumulado –ocultado y sellado por los nazis en su retirada en minas de sal, castillos, trenes…-

 

Los depósitos se eligieron para ocultar – muchas veces en condiciones lamentables – y destruir – en caso de perder la guerra –, los millones de obras allí almacenadas. Cada hallazgo era una victoria en una lucha contrarreloj y contra las circunstancias; en cada frente de guerra, los rusos por un lado y los aliados por otro, trataban de adjudicarse los hallazgos artísticos – que solían ir acompañados de una buena cantidad de oro –.

 

En definitiva, nunca se podrá agradecer lo bastante a todos los que rescataron estos tesoros que, como he dicho, son parte maria 3de nuestra historia, de nuestra memoria y… si no hubiera sido por ellos, habrían desaparecido.

 

Una parte de esta historia está recopilada en el libro “Monuments Men” de Robert M. Edsel. Como el mismo autor reconoce, sólo recoge las vivencias de la división dirigida por George L. Stout en el frente del norte de Europa, división que desembarcó en Normandía, avanzó hasta centro Europa y realizó los hallazgos más espectaculares.

 

Sin embargo, aún quedan por rescatar muchas obras de arte, especialmente las que fueron robadas a particulares. Si se quiere colaborar en el rescate, hay mas información en la pagina:

http://www.monumentsmenfoundation.org/

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL