El Mago de cabello carmesí

Por Rubén Rolando Ocampos, alumno de GAD 2º

Érase una vez, En un reino a mediados de 1300 a.C, Vivía un joven mago llamado “Alistar” de cabello rojo como el fuego. Era pobre y huérfano, además de ser el único mago que quedaba en el Reino de “Scarland”

Siempre se hallaba ocultándose de gente que estafaba con su magia, aunque él –sin saber de su gran potencial como mago–, se ganaba la vida robando y estafando hasta que un día fue llamado por el rey “Bermillion” para ofrecerle un puesto en la realeza como Mago Real; antes el joven mago tendría que emprender una misión para demostrar su valía, El Rey le pidió que trajera la cabeza de un gran dragón adulto.

El mago Alistar al enterarse de la jugosa propuesta del Rey, fue al castillo para saber más del asunto.

El joven al encontrase con el Rey dijo:  -¿Cómo espera que un chico como yo, pueda lograr tal hazaña? 

A lo que el Rey contesto: – Porque conocí a tu padre.

(El joven mago atónito y casi sin poder hablar)  -Co… ¿Cómo es que conoces a mi padre?, si yo nunca supe nada de él ni de mi madre. 

(El Rey con cara de nostalgia y algo triste) – Tu padre fue un gran mago y muy poderoso, además de ser el último Mago Real de este reino. Fue justo antes de que tú nacieras, tu madre aunque también era maga, tenía poco poder mágico así que utilizaba su magia muy pocas veces.

El joven mago sorprendido al enterarse de que sus padres fueron personas importantes en el reino, tenía una duda terrible que no se animaba a preguntar. El Rey al verle tan tenso y cabizbajo le dijo: – Pensé que te alegrarías al saber algo más del pasado de tu familia. 

El joven mago con la mirada ausente preguntó:  – ¿Por qué hablas de ellos en pasado? ¿Est… Están muertos? 

(El Rey lo mira directamente) – Eso es algo que tendrás que descubrirlo tú mismo.

(El joven mago con sentimientos encontrados)  – Llevo toda una vida luchando y sufriendo por vivir un día más y sin saber nada de mis padres, apareces un día y me dices que fueron “personas importantes”, ¿Por qué ahora?

(El Rey con sentimientos de culpabilidad)  – Porque así me lo ordenó tu padre

 (El joven mago, furioso e incrédulo)  – ¡PERO USTED ES EL REY!, ¿cómo es que mi padre te ordenó que me dejaras vivir a mi suerte, sin saber que algún día podría morir desamparado?

 (El Rey puso una mano sobre él) – Tú nunca estuviste desprotegido, créeme.

 (El joven mago confundido lo mira) – ¿A qué te refieres con eso?

 (El Rey respiró profundamente)  –Ha llegado la hora de contarte la verdad, espero que estés preparado.

 El joven mago ansioso y deseoso solo dijo: – ¡Claro!

 

Fin del Primer capitulo

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL