Grecia

Por Tania Fraile, alumna de SAD 1º

Un breve artículo sobre Grecia y sus mitos.

Como no se me ocurría ningún tema, le pregunté a mi profesor que si podía realizar el texto sobre Grecia. Me gustaría ir a Tania Fraile Angulo SAD1 27-02-19 GreciaGrecia porque el primer libro que leí cuando era pequeña trataba de los mitos griegos y sus dioses. Cuando iba a sexto de primaria, me apunté al grupo de teatro que se realizaba por las tardes, trataba de repartirnos a los dioses griegos que nos gustaban y estudiarnos sus mitos para hacer las obras delante de los padres, en el fin de cada trimestre. Me gustaría viajar a Grecia, visitar todas sus ruinas, leer e investigar más sobre sus mitos…

Mi mito favorito es El laberinto del Minotauro:

Según la leyenda, Minos fue hijo de Europa y Zeus y por tanto ungido soberano cretense. Minos recibió entonces un presente de Poseidón, dios del mar y hermano de Zeus, consistente en un soberbio y hermoso toro blanco.Poseidón esperaba que Minos le retribuyera ofreciéndole el toro en sacrificio, pero el soberbio rey decidió sacrificar otro toro y mantener a la hermosa bestia como su propiedad. Poseidón entonces montó en furia y decidió castigar al rey hechizando a su esposa, Pasífae, con un incontrolable deseo sexual por el toro. Acudió al inventor griego, Dédalo, para que le creara una estructura en forma de vaca y así ella pudiera ser poseída por el animal (fue una relación, literalmente, bestial).

De esta unión monstruosa nació, pues, una bestia con cuerpo de hombre y cabeza de toro, hambriento de carne humana, llamado minotauro (mino por el rey Minos y taurus que en griego significa toro).

Minos, furioso porque su mujer le había puesto los cuernos (otra vez literalmente), le pidió a Dédalo que construyera un laberinto debajo del palacio para esconder al minotauro.La palabra “Laberinto” viene del griego “labyrynthos”, o sea, “lugar de los labrys” – que eran unas hachas de doble filo que habrían sido usadas para el sacrificio de los toros y representadas numerosas veces en Creta–.

Sin embargo, Minos y Pasífae tuvieron otros hijos, como Androgeo, Adriadna y Fedra. Eventualmente los atenientes mataron a Androgeo, por lo que Minos les declaró la guerra y los venció. Como resultado, demandó a la entonces débil Atenas que cada nueve años enviara siete jóvenes varones y siete mujeres para ser ofrecidos en sacrificio al minotauro.

En el tercer ciclo de esta particular condena, Teseo, hijo del rey ateniense, se ofreció voluntariamente para ser sacrificado, sin embargo, una vez en Creta, Ariadna, la hermosa hija de Minos y Pasiphae, se enamoró de él y se ofreció a ayudarle dándole un pabilo (hilo grueso) y una espada mágica. Teseo usó el pabilo para marcar su rastro dentro del laberinto, y una vez que encontró al minotauro, pudo derrotar y matar a la bestia y escapar de aquel truculento e intrincado lugar.

Ariadna esperaba ardientemente a Teseo, pero éste eventualmente la abandonó y en su lugar raptó a su hermana Fedra. No sabemos para quien trabajaba.

¿Cuál es el mensaje de este mito? En primer lugar, hay un deseo de subrayar el ingenio del ser humano para subyugar a la naturaleza. Eso es representado también en las ceremonias de salto sobre toros que se llevaban a cabo en el palacio de Cnossos. El otro mensaje transmite la idea de una supuesta superioridad de los atenienses sobre los cretenses. Después de todo, se trataba de una leyenda griega.

Este mito permitió al arqueólogo Sir Arthur Evans encontrar el palacio de Cnossos en Creta en 1900, pero a la vez le llevó a cometer errores en su reconstrucción.

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL