Mi abuela Pili

Por Juan González Escudero, alumno de SAD 2º

Mi abuela es una mujer que vive para los demás, con su carácter siempre enfadada, pero siempre la consigues picar y hacer que se ría.  

Ella es el pilar fundamental para mí, paso mucho tiempo con ella y siempre estamos enfadados, pero nosotros somos así, nos divertimos igual y con mirarnos a los ojos y reírnos, ya sabemos qué es lo que queremos.

Mi abuela siempre está queriendo dar todo a los demás, siempre es la primera en ofrecer algo a alguien. Por ejemplo, mi abuela siempre que salía a hacer la compra, le daba una limosna a una mendiga rumana que estaba a la salida del supermercado. Un día mi abuela la vio irse hacia el estanco a comprar tabaco y ese día se cabreó tanto, que fue a donde ella a recriminarle que ese dinero era para comer, no para comprar tabaco. Desde ese día, mi abuela no la volvió a dar un céntimo.

Mi abuela es una persona que desde que falleció mi abuelo siempre está pensando en él. Ella nos dice a mí y a mi hermana que con nosotros está feliz. Siempre vamos a visitarla, sabemos cómo conseguir que esté bien, aunque muchas veces no logramos que salga de casa porque es una vaga. Le encanta la cadena de Telecinco, por ella se pasaría días y días sin dormir viendo su querido Sálvame y Gran Hermano, eso sí, si no lo presenta Jorge Javier, no lo ve.

Siempre nos suelen decir a mi abuela y a mí, que somos marido y mujer, estamos todo el día discutiendo, pero nadie lo entiende. Dicen que tenemos una relación muy mala y que no tenemos que discutir tanto, pero mi abuela y yo sabemos cómo somos y así estamos genial (aunque a veces nos cansamos, pero se nos pasa rápido, jeje )

Cuando nos vamos de vacaciones o pasamos un “finde” en familia, mi abuela y yo estamos todo el rato juntos; ella se agarra a mi brazo para apoyarse y no me suelta, mientras vamos andando ella me va contando lo que ha hecho en el día y lo que le ha ido pasando. Mi abuela es una mujer muy coqueta y presumida, no puede salir de casa sin sus labios pintados, sin hacerse su raya del ojo ni salir sin las uñas sin pintar. Cuando tenemos prisa y no tenemos tiempo de que se pinte, ella se lo baja todo a la calle y se va pintando o en el coche, o cuando estamos en la calle, en su banco, donde todas las mañanas pasa su ratito.

Todos los miércoles y viernes subo a su casa a comer, hay algunos días que la subo a dar una sorpresa y también me quedo a comer. Los fines de semana me quedo siempre en su casa a dormir, porque, aparte de que hay mejor conexión de transporte público a su casa, ella siempre me dice que no le gusta dormir sola y siempre voy a dormir con ella.

Mi abuela es una persona también que le gusta dar y recibir; ella siempre hace lo que sea por las personas, pero en el momento en el que ella no recibe por parte de nadie, se acabó el chollo con ella. Cuando nos vamos a comer por ahí, ella siempre quiere pagar, pero mi padre no la suele dejar porque dice que a mí y a mi hermana ella nos da demasiado dinero todos los días y que no tiene que pagar todo (aunque a veces consigue pagar).

A mi padre le encanta que vaya con su madre. Cuando ella sea mayor, mi abuela sabe de sobra que nos va a tener a nosotros para cuidarla. Ella tiene otro hijo en Valencia, que sinceramente no la llama mucho últimamente, así que se está cansando porque ella cree que siempre están por el interés. Todos los años, a mi abuela en su cumpleaños, santo y Navidad la compramos un regalo todos. Los de Valencia no se molestan nunca en comprar un detalle para ella y eso a mí no me gusta porque mi abuela ya duda si se acuerdan de ella o si la quieren por lo menos algo… Pero eso sí, como ellos no reciban los aguinaldos de mi abuela, ¡¡vaya la que se lía!!,

En definitiva, mi abuela es una mujer encantadora, que la tienes que conocer para saber de verdad lo que ella es, que da todo por todos y que ¡la adoro!

 

 

 

 

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL