El apocalipsis

Natalia

Siglo XXI. Calles aglomeradas, personas desconectadas y ausentes, niños sin energía, mundo sin vida. Aire sin oxígeno, plantas artificiales, animales sólo en zoológicos y pescados mutantes en aguas sucias. Desastre, caos y muerte es el camino crudo que seguimos con orgullo y sin deseo de parar.