Abuela

Marta

Y de repente todo cambió. No sé cómo ni cuando, sólo sé, que fue poco a poco. Una mañana desperté y tú seguías siendo la misma, sentada en el sofá como si nada hubiera cambiado, pero algo dentro de ti, te estaba haciendo cambiar.