Volvamos a empezar

Por Álvaro Vallejo Teja , alumno de ASIR 2º  Cuarto Premio

En estos tiempos tan difíciles en los que es tan complicado seguir con nuestras vidas de manera natural, tenemos que tratar de dar un giro a nuestra forma de escribir nuestra historia.   

Después de tanto tiempo encerrados entre cuatro paredes, donde nuestras mentes se iban oxidando a cada hora que pasaba, donde hemos visto pasar por delante de nuestros ojos los que deberían ser, los mejores días de nuestras vidas, esos que, sin poder llegar a  

disfrutarlos, ya no volverán nunca más. Hemos ido tachando meses en el calendario esperando que todo se acabara, deseando que el nuevo año fuera nuestro año. Después de esperar tanto tiempo, y aunque ahora parece que no todos quieren la paz, 31 Alvaro Vallejo Teja ASIR2 28-02-2022 Volvamos a empezartenemos que tratar de volver a encontrar la felicidad que nos quieren quitar. Ha llegado el momento de volver a vivir de verdad.  

Necesitamos volver a disfrutar, a celebrar, necesitamos volver a respirar aire fresco, volver a disfrutar de un atardecer; nuestro cuerpo lo necesita, nuestra mente lo necesita. Es una cuestión de salud, de curarnos todas esas heridas que se nos han ido formando en estos últimos años. Rodéate de personas que te ayuden a sanar esas heridas al mismo tiempo que tu ayudaras a curar las suyas, o al menos olvidareis por un tiempo que estas existen. A partir de hoy, las únicas cicatrices permitidas serán aquellas que vengan acompañadas de una caída tonta, de unas risas nerviosas, de un moratón que no sabes cómo ha aparecido. Estas cicatrices tendrán su propia historia, una historia que contarás a tus hijos y nietos, orgulloso de todo lo que has llegado a vivir.   

La vida es demasiado bonita como para seguir atrapados en la rutina del día a día, sin un objetivo que saque lo mejor de nosotros. No vamos a poder recuperar estos días perdidos, pero si podemos disfrutar de todos los momentos que nos quedan por vivir, nos quedan muchos sueños por cumplir. Ha llegado la hora de ir tachando deseos de nuestra lista: el festival al que siempre habíamos querido ir, el viaje que llevamos toda una vida esperando, la aventura que nunca nos atrevimos a empezar, la comida que todavía no hemos conseguido organizar.  

Tenemos mil planes por hacer, y nuestro mayor problema será no saber por cual empezar. Cualquier plan es bueno, el mejor plan puede ser aquel que nunca habías pensado, el improvisado, el que surge de una conversación entre “Estrellas” y estrellas. A partir de entonces se creará un hilo de ideas y los días irán pasando mientras los planes se van encadenando solos.  

La conclusión que debemos sacar de todo esto que estamos viviendo es clara, la vida no espera a nadie, nunca sabes cuándo puede ser el último día y siempre te vas a arrepentir de haber dejado algo a medias. Vamos a intentar ser felices, vamos a intentar hacer el mundo un poco mejor, que para empeorarlo ya hay demasiados voluntarios. Vamos a sonreír, para que el resto sonrían. Vamos a celebrar cada día como si fuera único. La vida es una fiesta, a veces solo hace falta cambiar la canción.  

Comments on this post

No comments.

It is necessary to login to write comment.

Trackbacks and Pingbacks on this post

No trackbacks.

TrackBack URL